Blog Medicina estética

Consejos de nutrición y dieta para mejorar la psoriasis

La psoriasis es una dermatosis muy habitual que afecta al 2% de la población general con gravedad variable. La psoriasis es de origen multifactorial, dicho de otra forma, causada por diversos factores que actúan sobre una predisposición genética y que provocan inflamación de la piel.

Entre los factores de riesgo descritos hay evidencia acumulada de que la nutrición juega un papel. Esta publicación resume el estudios científicos hecho público sobre estrategias nutricionales y dietéticas para mejorar la psoriasis, los beneficios de algunos suplementos dietéticos y los probióticos.

¿Qué es la psoriasis y cómo se trata?

La psoriasis es una dermatosis muy habitual que afecta hasta el 2% de la población en todo el mundo. Su tratamiento depende de la gravedad e incluye tratamientos tópicos en forma de cremas, sistémicos en pastillas y fototerapia.

No obstante, en repetidas oportunidades el paciente nos pregunta qué comer, si existe alguna pauta en su dieta para mejorar la psoriasis que padece.

En otras ocasiones el paciente demanda un abordaje más integral, hacia la medicina moderna, en la que tratemos su psoriasis de una forma más global. La vinculación entre la psoriasis y la nutrición está muy estudiada en la literatura científica, podemos resumirla en tres puntos fundamentales, la dieta como estrategia, el uso de complementos nutricionales y los probióticos.

Estrategias de nutrición y dieta para mejorar la psoriasis: ¿Qué debo comer?

Poco, indudablemente. La obesidad es un factor de riesgo muy importante en la psoriasis, y es bidireccional, dicho de otra forma, la obesidad empeora la psoriasis y la psoriasis favorece la obesidad (1). Los pacientes obesos disponen el doble de riesgo que los que no lo son de tener psoriasis.

Varias líneas de investigación sugieren que los adipocitos y sus moléculas inflamatorias, adipoquinas, disponen un papel en la inflamación de la piel y en el hipotálamo, principal centro regulador del hambre. La obesidad libera multitud de mediadores a la sangre que producen una situación inflamatoria en el cuerpo. La leptina, una de las principales hormonas reguladoras de la ingesta, está elevada en pacientes con psoriasis en comparación con controles sanos (2).

La obesidad tiene al mismo tiempo muchas implicaciones en los tratamientos de la psoriasis, así:

  • Cuando el paciente pierde peso la respuesta a los tratamientos es mejor o inclusive deja de necesitarlos.
  • La obesidad aumenta el riesgo de efectos secundarios de los tratamientos sistémicos (pastillas o inyecciones).

La dieta hipocalórica (800-1200 Kcal/día) combinada con ejercicio aérobico al menos 3 veces en semana 30 minutos ha demostrado mejorar la psoriasis en unas semanas en muchos estudios (3,4).

Componentes de la dieta para mejorar la psoriasis (3,5):

Dieta rica en aceites de pescado (ácidos grasos omega-3 poliinsaturados, PUFA), presentes en el pescado azul. Son los que más evidencia disponen, por su capacidad de disminuir el ácido araquidónico y propiciar un ambiente anti-inflamatorio.

Dieta rica en ácidos grasos monoinsaturados (MUFA) presentes en el aceite de oliva virgen extra, rico en ácido oleico. La ingesta baja de MUFA empeora la psoriasis y puede hacer que progrese. Este estudio está en línea de otros diversos publicados acerca de los MUFA y su capacidad antiinflamatoria.

Respecto al tipo de dieta global la dieta Mediterránea se lleva la palma (3,4,5). Tenemos evidencia científica de sobra que los patrones con ingesta rica en frutas, verduras y pescado se asocian con una reducción de los marcadores globales de inflamación. En esta situación parece lógico como se ha demostrado en numerosos estudios que la Dieta Mediterránea mejora la psoriasis.

Existen otras publicaciones que abordan diferentes opciones dieta para mejorar la psoriasis, pero con evidencia científica más limitada, por lo que su recomendación no está clara a día de hoy (3):

  • Dieta sin gluten: si se ha demostrado de forma clara beneficiosa en pacientes con celiaquía, además latente, y psoriasis (5).
  • Dieta vegetariana.
  • Dieta baja en carbohidratos.

Complementos alimenticios beneficiosos para tratar la psoriasis

Vitamina D. ha demostrado tener un papel anti-inflamatorio a través de la regulación de los linfocitos T reguladores. Indudablemente se debe suplementar en casos de deficiencia dado que su déficit puede empeorar la psoriasis (3,4). No obstante, su suplementación en pacientes con niveles normales de vitamina D no ha demostrado claro beneficio (5,6). Como dermatólogo experto en psoriasis y fototerapia en Madrid si la utilizo de suplemento en los pacientes que trato de psoriasis con fototerapia, por su capacidad protectora de la piel del sol.

Complementos de aceite de pescado y omega 3. Han demostrado en numerosos ensayos clínicos ser beneficiosos en los pacientes con psoriasis y otras dermatosis (6). Deben mantenerse por largos periodos de hasta 6 meses para conseguir un beneficio efectivo en la psoriasis.

Suplementos antioxidantes en general, con vitaminas (Vitaminas A, E, C, ácido fólico, vitaminas del grupo B), oligoelementos como el Cobre, el Zinc, el Hierro, el Magnesio y el Selenio, coenzima Q10 por su capacidad antioxidante. Han demostrado sus efectos positivos en estudios de importancia (7,9).

  • Suplementos de Zinc: el zinc es un oligoelemento que es capaz de regular la respuesta inmune. La evidencia de suplementar zinc en la psoriasis es controvertida, así encontramos estudios en los que han demostrado mejoría y otros no (7,8).
  • Suplementos de selenio: se trata de un oligoelemento con capacidad antiproliferativa. Los niveles de selenio bajos pueden empeorar la psoriasis (9).
Quizás te interese >>>  Hábitos cosméticos japoneses ¿En qué se diferencia del occidental?

Plantas medicinales complementarias o como opción para mejorar la psoriasis

Las plantas medicionales son cada vez más usadas y tenemos diversos estudios y ensayos clínicos publicados en la literatura científica de calidad en la que demuestran eficacia en la psoriasis. Tal es el caso de Dunaniella. bardawil, TwHF( Tripterigium wilfordii), Azadirachta indica ( árbol Neem) o Cúrcuma. Longa. No obstante, en el momento actual no tenemos guías de su uso.

Polypodium Leucotomos

Se trata de un extracto de un helecho (patentado con el nombre de Fernblock) que ha demostrado reducir la respuesta de los linfocitos CD4 cuando se toma vía oral. Los estudios de este compuesto se realizaron en españa hace años y demostraron un beneficio de leve a moderado en la mitad de los pacientes tratados (10).

Se encuentra disponible comercializado en farmacias y hasta hace algunos años estaba financiado por el Sistema Nacional de Salud. Podemos decir que es la única planta disponible en la medicina occidental para el tratamiento de la psoriasis.

Este compuesto tiene especial interés además como antioxidante y protector solar oral.

Probióticos, prebióticos y simbióticos que ayudan contra la psoriasis

Los probióticos, prebióticos y simbióticos son otros componentes a considerar junto con los remedios herbales y los consejos dietéticos para mejorar la psoriasis.

Como breve introducción, primero desglosaré qué es cada uno de ellos:

  • Probiótico: un microorganismo que, tomado, produce beneficios para la salud.
  • Prebiótico: una sustancia que se ingiere promueve el crecimiento de algunas bacterias en el colon que son beneficiosas para la salud
  • Simbiótico: es la mezcla de los dos anteriores

Bifidobacterium infantis

Hasta la fecha solo tenemos un estudio de un probiótico en psoriasis: es Bifidobacterium infantis 356624 (sí, los probióticos disponen un número de serie al mismo tiempo del nombre de la bacteria).

Esta bacteria fue ingerida durante 8 semanas por pacientes con psoriasis que se compararon con pacientes con psoriasis que no la tomaron. Se mostró que es capaz de disminuir los marcadores clásicos de inflamación en la psoriasis como TNF-alfa y el interleucina 6 o proteína C reactiva; No obstante, no se tradujo en un beneficio claro de las lesiones cutáneas, por lo que, aún cuando parece prometedor, B. infantis se necesitan más estudios.

Conclusión

La psoriasis se beneficia de dieta rica en antioxidantes (frutas, verduras), pescado, sobre todo azul y aceite de oliva en un aporte calórico controlado. Aproximadamente, Dieta mediterránea.

Además podemos agregar suplementos de pescado azul y antioxidantes a dieta para mejorar la psoriasis. Complementar con vitamina D o selenio tiene sentido en pacientes con deficiencia, dado que esta situación puede empeorar la psoriasis.

Hay evidencia de mejoría en la psoriasis con algunos plantas orales (medicina a base de hierbas), pero en la actualidad no tenemos pautas para su uso. El extracto de Polypodium leucotomos es seguro por vía oral y puede mejorar en aproximadamente la mitad de los pacientes. Y al probióticos ellos han abandonado.

Bibliografía

1. Carrascosa JM, Rocamora V, Fernandez-Torres RM et al. Obesidad y psoriasis: naturaleza inflamatoria de la obesidad, vinculación entre psoriasis y obesidad e implicaciones terapéuticas. Actas Dermosifiliofr 2014; 105: 31-44.

2. Zhu KJ, Zhang C, Li M. Niveles de leptina en pacientes con psoriasis: un metanálisis. Clin Exp Dermatol 2014; 222: 113-127.

3. Barrea L, Nappi F, Di Somma C, et al. Factores ambientales de riesgo en la psoriasis: el punto de vista del nutricionista. Int J Environ Res Salud Pública 2016; 13: 743-755.

4. Zuccotti E, Oliveri M, Girometa C, et al. Estrategias nutricionales para la psoriasis: evidencia científica actual en ensayos clínicos. Eur Rev Med Pharmacol Sci 2018; 22: 8537-8551.

5. Ford A, Siegal M, Bagel J. A recomendaciones dietéticas para adultos con psoriasis o artritis psoriásica de la junta médica de la fundación nacional de psoriasis. JAMA Dermatol 2018; 154: 934-950.

6. Millsop JW, Bathia BK, Debbaneh M, et al. Dieta y psoriasis, parte III: papel de los complementos nutricionales. J Am Acad Dermatol 2014; 71: 561-569.

7. Smith N, Weyman A, Tausk y col. Medicina complementaria y alternativa para la psoriasis: una revisión cualitativa de la literatura de ensayos clínicos. J Am Acad Dermatol 2009; 61: 841-856.

8. Wacemicz M, Socha K, Soroczyska J, et al. Concentración de selenio, zinc, copeer, vinculación Cu / Zn, estado antioxidante total y suero de proteína c reactiva de pacientes con psoriasis tratados con fototerapia ultravioleta B de banda estrecha: un estudio de casos y controles. J Trace Elem Med Biol 2017; 44: 109-114.

9. Kharaeva Z, Giostova E, De Luca y col. Efectos clínicos y bioquímicos de la suplementación con coenzima Q10, vitamina E y selenio en pacientes con psoriasis. Nutrition 2009; 25: 295-302.

10. Padilla HC, Laínez H, Pacheco JA. Un nuevo agente (fracción hidrófila de polypodium leucotomos) para el tratamiento de la psoriasis. Int J Dermatol 1974; 13: 276-282.

11. Groeger D, O’Mahoni L, Murphy EF, et al. Bifidobacterium infantis 35624 modula los procesos inflamatorios del huésped más allá del intestino. Gut Microbes 2013; 4: 325-339.