Blog Medicina estética

Cuidado de la piel durante la radioterapia

Conozca varios consejos sobre el cuidado de la piel durante la radioterapia, basados ​​en la literatura científica, que pueden ayudarlo.

los radioterapia es un tratamiento aplicado en cáncer. Usa los rayos X del espectro electromagnético para tratar tumores. Su intensidad se mide en grises (Gy), que es la radiación necesaria para depositar 1 Joule de energía en 1 kilo de materia.

La oncología radioterápica ha experimentado una gran evolución en los últimos años y cada vez es menos habitual que se produzcan reacciones cutáneas graves o que el propio radioterapeuta no maneje (1,2). No obstante, su prevención y su tratamiento es un reto para el médico.

Las reacciones cutáneas a la radioterapia o radiodermatitis son un efecto secundario muy común del tratamiento y aparecen hasta en el 95% de los pacientes tratados (1,2). Este tipo de reacciones se dividen en agudas, que aparecen durante el tratamiento, y crónicas, que se manifiestan como secuelas. En el siguiente texto sobre el cuidado de la piel durante la radioterapia, abordo las reacciones cutáneas a esta terapia oncológica, así como su tratamiento y prevención.

1. Tipos de reacciones cutáneas a la radioterapia o radiodermatitis, ¿qué le hace la radioterapia a la piel?

los quemaduras agudas La radioterapia o radiodermatitis aguda se produce en los primeros días o semanas de tratamiento. Al comienzo de la irradiación de la piel, la zona tratada se torna eritematosa (“enrojecida”), y es a partir de la segunda semana que, al mismo tiempo de la eritema, xerosis cutánea (sequedad), hiperpigmentación (piel oscura) descamación y caída del cabello (1,2).

A veces, el daño puede ser más profundo y afectar la dermis, produciendo úlceras y ampollas que necesitan pausar el tratamiento.

La radiodermatitis se clasifica según su gravedad en grados que van del 1 al 3, siendo el 3 el más grave y en el que aparecen ulceraciones en la piel (2). Los carcinomas en los que aparece con mayor frecuencia son en madre, en el de vulva o en los de cabeza y cuello.

La llamada, radiodermatitis crónica, incluye el daño provocado por la radioterapia más allá de los 90 días. Estos cambios incluyen adelgazamiento de la piel (atrofia dérmica), endurecimiento (fibrosis), pigmentación y cambios vasculares (telangiectasias).

2. ¿Por qué ocurren las quemaduras en la piel?

Cada vez es menos habitual Dejemos que los dermatólogos veamos radiodermatitis. La mayoría de los pacientes tratados con radioterapia moderna reciben a diario dosis bajas de radiación, el objetivo del tratamiento es dañar el tumor y tratar de respetar el tejido sano (2).

Podemos decir que el riesgo de quemadura por radioterapia depende de la dosis radiación utilizada (mayor riesgo en dosis altas) y factores de la propio paciente. Al mismo tiempo, cuando el tumor diana de la radiación está más cerca de la piel, más superficial, es más probable que se dañe la piel (2). El uso de radiación superior a 2 Gy, utilizar cremas Antes de recibir radioterapia, el uso concomitante de quimioterapia o su aplicación en piel delgada (cara, cuello, escote), puede incrementar el riesgo de radiodermatitis (1).

3. Cuidado de la piel durante la radioterapia: ¿Cómo prevenir quemaduras?

Las medidas generales sobre el cuidado de la piel durante la radioterapia se resumen en la Tabla I. La prevención de quemaduras por radioterapia es difícil y no existe un protocolo establecido (4). Las recomendaciones generales incluyen llevar ropa suelta y aireada en el área tratada y hidratar la piel con cremas emolientes o regeneradoras.

Tambien es conveniente evitar el calor o el frío extremos en el área de radioterapia y exposición solar. De especial interés es el melatonina tópica, tema de una entrada completa en Madriderma. La melatonina puede formularse en concentraciones del 0,5% y aplicarse desde días antes de que se haya descubierto que la radioterapia es capaz de disminuir la intensidad de la radiodermatitis.

los Trolamina es un antiinflamatorio no esteroideo que además se ha utilizado para tratar la radiodermatitis de forma eficaz, que es equivalente en estudios al cremas calmantes (dos). los corticosteroides tópicos Son un tratamiento clásico para disminuir la inflamación de la piel y seguro que son eficaces, aún cuando apenas existen estudios en radiodermatitis.

En estudios experimentales se ha comprobado la capacidad de algunas enzimas hidrolíticas para disminuir la inflamación producida por la radioterapia y que los inhibidores del factor transformante beta (FG-beta), implicados en el procedimiento de curación, son capaces de disminuir la fibrosis (1).

Tabla 1 - Recomendaciones generales para el cuidado de la piel durante la radioterapia.

4. ¿Cómo puedo lavar mi piel tratada con radioterapia?

La mayoría de los autores recomiendan lavar la zona con jabón suave y agua tibia (1,2,3). Estos lavados se usan para disminuir la picazón o el malestar en el área tratada. El jabón recomendado debe tener un PH neutro o ser hidratante, como los aceites de ducha o syndet.

Quizás te interese >>>  Efectos del resveratrol en la piel

5. ¿Qué cremas puedo utilizar para tratar la radiodermatitis?

Cremas emolientes, hidratantes, calmantes, antiinflamatorias y repetitivas o regeneradoras. Deben evitarse las cremas hidratantes que contengan principios activos como urea, ácido salicílico o láctico que puedan irritar la piel. Tampoco se recomiendan las cremas que contengan retinoles, alfa o beta hidroxiácidos, presentes a modo de ejemplo en cremas anti-envejecimiento o anti-envejecimiento. No se deben aplicar exfoliantes ni peelings en el área.

Rosenthal y Cols (3) hacen público un buen resumen de los principios que se pueden usar en las cremas en la revista de la Academia Estadounidense de Dermatología, que resumo a continuación:

Verduras, naturales

• Caléndula: planta con propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias.

• Catequinas: un grupo de compuestos fenólicos que se encuentran en el coco, el té y los arándanos.

• Aloe vera: una hierba antiinflamatoria natural que se usa para proteger la piel de las irritaciones, incluida la radiodermatitis.

• Manzanilla: un clásico como tratamiento a pesar de que no existen estudios que demuestren su eficacia en la radiodermatitis.

Vitaminas en crema

• Vitamina C, ácido pantoténico (vitamina B5).

Agentes endógenos (propios del organismo)

• Ácido hialurónico, preparado con factor de crecimiento epidérmico (EGF) o con melatonina.

Cuidado de la piel durante la radioterapia

6. Cuidado de la piel durante la radioterapia: ¿Cómo se trata la radiodermatitis?

El objetivo del tratamiento de la radiodermatitis aguda es fomentar un entorno óptimo para la cicatrización y repetición de la piel dañada. los limpieza de la herida es imprescindible y debe ser diario, con suero o agua y jabón.

En quemaduras agudas, con solución de continuidad, apósitos hidrocoloides o hidrogeles han probado ser útiles. Promueven la cicatrización de la piel sin dañarla y alivian el dolor al proporcionar una capa protectora sobre ella (1).

Existe el riesgo de que la quemadura se sobreinfecte con bacterias, aún cuando no está indicada la prevención rutinaria de la infección. Cuando se sospecha, se pueden utilizar antibióticos en crema en las curas o cambiar los apósitos por parches plateados que sean antibacterianos.

7. Reacciones dermatológicas a la radioterapia que no son radiodermatitis.

Volver a llamar o volver a llamar fenómeno

Este curioso fenómeno puede aparecer en la piel años luego de recibir radioterapia y puede pasarse por alto. Se trata de que en la zona tratada, la inflamación vuelve a aparecer al exponerse a algún fármaco. El tratamiento se trata de suspender la medicación y prescribir corticosteroides tópicos (2).

Morfea inducida por radiación

Ocurre en raras ocasiones y se trata de la aparición de una placa de morfea en la zona tratada meses o años luego de recibir el tratamiento. La morfea es una dermatosis que se trata de la aparición de una placa eritematosa (“roja”, que después se endurece ligeramente con un aspecto fibroso.

Cáncer

En el campo tratado se puede aumentar el riesgo de padecer un carcinoma basocelular, carcinoma epidermoide o angiosarcoma años luego.

Conclusiones sobre el cuidado de la piel durante la radioterapia

En la actualidad, no existe una pauta homogénea para el tratamiento y prevención de la radiodermatitis, pero no obstante, son cada vez menos graves y menos frecuentes debido a los avances de la oncología radioterápica.

Por otra parte, si está recibiendo quimioterapia, le recomiendo que lea este post.

Referencias

1. Hegedus F, Mathew LM, Schwartz RA. Dermatitis por radiación: una descripción general. Int J Dermatol. 2017 Sep; 56 (9): 909-914. doi: 10.1111 / ijd.13371. Publicación electrónica 6 de agosto de 2016 PMID: 27496623.

2. Leventhal J, joven señor. Dermatitis por radiación: acreditación, prevención y manejo. Oncología (Williston Park). 15 de diciembre de 2017; 31 (12): 885-7, 894-9. PMID: 29297172. Disponible en el siguiente link: https://www.cancernetwork.com/view/radiation-dermatitis-recognition-prevention-and-management

3. Rosenthal A, Israilevich R, Moy R. Manejo de la dermatitis aguda por radiación: revisión de la literatura y iniciativa de algoritmo de tratamiento. J Am Acad Dermatol. 2019 agosto; 81 (2): 558-567. doi: 10.1016 / j.jaad.2019.02.047. Publicación electrónica 22 de febrero de 2019 PMID: 30802561.

4. Ferreira EB, Vasques CI, Gadia R, Chan RJ, Guerra EN, Mezzomo LA, De Luca Canto G, Dos Reis PE. Intervenciones tópicas para prevenir la dermatitis aguda por radiación en pacientes con cáncer de cabeza y cuello: una revisión sistemática. Atención de apoyo al cáncer. 2017 Mar; 25 (3): 1001-1011. doi: 10.1007 / s00520-016-3521-7. Publicación electrónica del 12 de diciembre de 2016 PMID: 27957620.