Blog Medicina estética

Mejores autobronceadores y resolución de dudas frecuentes

Conoce cuáles son los mejores autobronceadores y la resolución de dudas frecuentes sobre su uso, seguridad e impacto.

Con el final del verano se pierde el tono dorado de la piel, pero ¿podemos realizar algo para conservarlo o tenerlo todo el año seguro? Es esencial recordar que ningún dermatólogo, incluido yo, va a recomendar tomar el sol. En el siguiente texto repasamos los productos capaces de alcanzar un color de piel bronceada evitando la exposición al sol. Es un mercado en crecimiento.

1. ¿Cuáles son los mejores autobronceadores, qué visten y cómo funcionan?

Prácticamente todos los autobronceadores del mercado disponen como principio activo el Dihidroxiacetona, en adelante DHA (1,2). El DHA se puede combinar con otros principios capaces de inducir la pigmentación como:

  • Eritrulosa: un derivado del azúcar (famoso curtido de la ¨caña de azúcar¨).
  • Derivados de la tirosina: capaz de inducir la pigmentación en la piel.
  • Naftoquinona: un pigmento naranja obtenido de Henna.

Estas sustancias inducen la pigmentación de la piel, pero no es un bronceado. El DHA oscurece la piel al reaccionar con las aminas presentes en el estrato córneo (el más superficial de la piel) y logra más coloración cuando se utiliza en concentraciones más altas. La eritrulosa actúa de forma equivalente y aún cuando cumple una menor intensidad de color que el DHA, cuando se formula juntos, producir un Bronceado más homogéneo y duradero. Los derivados de la tirosina son aceleradores de la pigmentación natural de la melanina en la piel.

La principal limitación del DHA es que es inestable y termolábil. Es por esto que, lo hallaremos en emulsiones lipofílicas de PH básico, en concentraciones del 3 al 20%, que intentan asegurar una distribución homogénea del principio activo en la piel (1).

La eritrulosa es mucho más estable y más fácil de formular, no obstante, como hemos hablado, es menos potente que el DHA.

2. ¿Los autobronceadores protegen del sol?

Curiosamente, la dihidroxiacetona (DHA) en dosis altas oscurece el estrato córneo y proporciona el idéntico a un factor de protección solar 2 o 3. No obstante, esta contribución es completamente insuficiente ser considerado un protector de la radiación ultravioleta (1).

3. ¿Son seguros los autobronceadores?

Los estudios de toxicidad realizados con DHA han demostrado que carece de toxicidad tanto aplicada en la piel como sistémica (inhalada). Se contempla a salvo para uso en seres humanos en concentraciones inferiores al 10%, y este es el límite de concentración establecido por la ley europea (1).

La dermatitis de contacto o “alergia” al DHA se describe en la literatura, no obstante, se presenta en forma de casos anecdóticos o raros. Básicamente se puede considerar que existe tal oportunidad.

4. ¿Cómo aplicar los autobronceadores?

En la práctica es preferible aplicar varias veces un producto menos concentrado que una sola vez un producto altamente concentrado. De este modo, se desarrolla una coloración más uniforme que recuerda más a un bronceado natural. La aplicación de DHA no consigue una coloración inmediata, pero tarda de dos a seis horas en comenzar a aparecer (1,2).

Quizás te interese >>>  Aprenda sobre otras moléculas de crema anti-envejecimiento
Mujer, aplicar, autobronceador

5. ¿Pastillas bronceadoras? ¿Sirven para algo?

Son complejos alimenticios a base de carotenos y otros carotenoides, licopenos, vitaminas y antioxidantes. Estos son pigmentos vegetales solubles en grasa de color amarillo anaranjado o rojo que se acumulan en la grasa subcutánea, proporcionando un tinte amarillento a la piel. Brinda un brillo saludable y además son antioxidantes y proteger del daño solar y los radicales libres (envejecimiento). No obstante, de forma aislada, no consiguen más “color” que las cremas autobronceadoras (1).

6. ¿Cuál es el uso de los autobronceadores en dermatología?

Los autobronceadores se pueden usar para camuflaje u esconder áreas más claras de la piel. En cicatrices o manchas hipopigmentadas. Su uso se ha demostrado como una alternativa de tratamiento sobre todo eficaz para el vitiligo en niños.

7. ¿Podría el uso generalizado de cremas autobronceadoras en la población prevenir el cáncer de piel?

Las cremas autobronceadoras son seguras y sin riesgos para la piel, sobre todo en comparación con los baños de sol para broncearse.

En un estudio sobre 250 mujeres se realizó una sensibilización sobre el uso de autobronceadores como opción a la exposición solar. A corto plazo, hubo una reducción de las quemaduras solares (asociadas con el cáncer de piel) y una mayor conciencia de otras medidas de protección solar, como la ropa (5). No obstante, otros estudios encuentran lo contrario, y es que el uso de autobronceadores además se asocia con la búsqueda de una apariencia morena de la piel y el uso de cabinas ultravioleta y la realización de actividades al aire libre (4). Por tanto, no está claro.

No existen estudios a largo plazo sobre el uso de autobronceadores, pero ya los conocemos, reducir la radiación solar en nuestra piel disminuye la oportunidad de tener cáncer de piel.

Espero te sea de utilidad y aprovecho para recordarte que el mejor cosmético que te puedo recomendar es el uso de protector solar.

Referencias

1. Martini MC. Autobronzantes y bronceadores artificiales [Self-tanning and sunless tanning products]. Ann Dermatol Venereol. 2017; 144: 638-644.

dos. Draelos ZD. Lociones autobronceadoras: ¿son una forma saludable de broncearse? Soy J Clin Dermatol. 2002; 3: 317-8.

3. Zokaie S, Singh S, Wakelin SH. Dermatitis alérgica de contacto causada por dihidroxiacetona: concentración óptima y vehículo para la prueba del parche. Dermatitis de contacto. 2011; 64: 291-2.

Cuatro. Paul CL, Bryant J, Turon H, Brozek I, Noble N, Zucca A. Una revisión narrativa del potencial de los productos autobronceadores para sustituir el uso de solaria entre las personas que quieren una apariencia bronceada. Photodermatol Photoimmunol Photomed. 2014; 30: 160-6.

5. Pagoto SL, Schneider KL, Oleski J, Bodenlos JS, Ma Y. El estudio sin sol: un ensayo aleatorizado en la playa de una intervención de prevención del cáncer de piel que promueve el bronceado sin sol. Arch Dermatol. 2010; 146: 979-84.